(XIV) Delirio en un cuarto sin término

29 enero 2011 at 17:20 (Uncategorized)

Delirio

sobrevuela pasajes psicotrópicos


Sedienta, desembocada,
con el pulso elevado a la n-ésima potencia
abre los ojos
y absorbe la imagen
de un cuarto lúgubre, cubierto de sombras,
que embebe luz apagada.
Ácaros que se deslizan
por la infinita moqueta de sisal
son los únicos habitantes;
ni cuerpos sólidos que reflejen
ni paredes en las que proyectar,
sólo voces que se alzan en su mente,
como vigas,
mientras yace en el solar.
Inmóvil, paralizada,
con una creciente sensación de desenfreno
se precipita
y fuera de sí
sobrevuela pasajes psicotrópicos
ya perpetua en el delirio.

Permalink 1 comentario

(XIII) Soberbia

22 enero 2011 at 23:34 (Poesía) ()

Soberbia

... del dolor que la mantuvo alzada.


Sucios y soeces versos que sacian
una espera que aguardó esperanzada,
mientras sus vainas baratas se vacían
del dolor que la mantuvo alzada.

Mas sin su sinfín salero la agracian
los besos del Señor, y ya ensalzada
en el reino de los parias, se gana
la quintaesencia de un perdón que sana.

Permalink Dejar un comentario

A mis obligaciones

22 enero 2010 at 4:43 (Poema de la semana) ()

Libro

... pasa el invierno y deja sitios abandonados.


Cumpliendo con mi oficio
piedra con piedra, pluma a pluma,
pasa el invierno y deja
sitios abandonados,
habitaciones muertas:
yo trabajo y trabajo,
debo substituir
tantos olvidos,
llenar de pan las tinieblas,
fundar otra vez la esperanza.

No es para mí sino el polvo,
la lluvia cruel de la estación,
no me reservo nada
sino todo el espacio
y allí trabajar, trabajar,
manifestar la primavera.

A todos tengo que dar algo
cada semana y cada día,
un regalo de color azul,
un pétalo frío del bosque,
y ya de mañana estoy vivo
mientras los otros se sumergen
en la pereza, en el amor,
yo estoy limpiando mi campana,
mi corazón, mis herramientas.

Tengo rocío para todos.

Pablo Neruda (Navegaciones y regresos, 1959)

Permalink Dejar un comentario

(XII) Tres lazos

6 enero 2010 at 19:42 (Poesía) ()

Minerva

Sólo pensamientos...


Sólo pensamientos
sostenidos siempre,
por un simple esqueleto.

Vida fuera,
alma dentro,
muerte eterna.

Sólo sentimientos
ahogados siempre,
en un vaso incompleto.

Vida fuera,
alma dentro,
muerte eterna.

Sólo mandamientos
incumplidos siempre,
por voluntarios ciegos.

Vida fuera,
alma dentro,
muerte eterna.

Permalink 1 comentario

Creí pasar mi tiempo

6 enero 2010 at 18:08 (Poema de la semana) ()

... des pe da za da.

... des pe da za da.


Creí pasar mi tiempo
amando
y siendo amada
comienzo a darme cuenta
que lo pasé despedazando
mientras era a mi vez
des
pe
da
za
da.

Claribel Alegría (Sobrevivo, 1976)

Permalink 1 comentario

(XI) A mi abuelo

31 diciembre 2009 at 16:52 (Poesía) ()

Abuelo

... andanzas de una época ardua


Silueta rígida, errante,
camina alto…
en silencio calla y prosigue.
Pisadas profundas quedan atrás.
El conjuro de la noche desenlaza
en lluvia que cala hondo;
con el pecho mojado
y la frente fruncida
observa fijamente:
aún queda trecho por recorrer.
A su espaldas un saco:
retales de tela vieja,
hilachos negros, y dos cuerdas
a modo de asa.
Miles de recuerdos tallados
en cada tachuela, y andanzas
de una época ardua
ancladas en el bolsillo.
¡Caminante que caminas
sin saber a dónde!

Despierta hija, que ya es tarde.
Coge el saco de tu abuelo, y guárdalo
contigo, por siempre.

Un alma más que vuela lejos, y otra
en casa, aguardando.

Permalink Dejar un comentario

Amor efímero

30 diciembre 2009 at 2:12 (Poema de la semana) ()

Amor

... cierra los ojos e imagina.


Con cada una de estas líneas
esbozaré nuestra efímera
utopía de fantasía.

Cierra los ojos e imagina, una
utopía donde nuestras miradas
duran más que breves momentos.

Una utopía donde puedo acariciarte
sin tener una excusa, cierra los ojos
e imagina, que ahora estoy ahí.

Leyendo cada una de estas líneas
realzando cada uno de tus infinitos
encantos, cierra los ojos e imagina.

Que por fin no hay barreras,
que podemos besarnos sin que
tengamos solo que imaginarlo.

Abre ahora tus ojos, y guarda
esta esencia, esta utopía para cuando
más la necesites, para que me recuerdes.

Vuelve a cerrar los ojos e imagina …

Francisco Rincón Liévana, Autor y Soñador

Permalink 9 comentarios

(X) Y es verdad que vuelve

26 diciembre 2009 at 21:06 (Poesía) ()

Huir

... y busca, encuentra y huye.


Y es verdad que vuelve.
Se aleja, desaparece,
no deja huella.
Y se pierde porque olvida
y olvida porque pierde.
Pero regresa por lo suyo
y es verdad que vuelve.
Y huye porque ya huía,
y no encuentra lo que busca
pero sigue huyendo, y buscando,
y busca, encuentra y huye.

Permalink Dejar un comentario

(IX) CORDVBA

25 diciembre 2009 at 19:27 (Poesía) ()

CORDVBA

... del Imperio, de mi tierra.

Levanta la mirada
mi buen compañero.

Nace Cordvba, con
la batalla de Ilipa.
Murallas de arena erguidas
asedian la urbe,
carretas que portan los cobres,
aprisa, desde la sierra,
columnas de piedra a hombros
para el teatro, para las termas,
miles de manos cargan el peso
a cuestas,
del Imperio, de mi tierra.

Un ejército de soldados
toma el puente, sin miedo,
aún a sabiendas de su sangre
galopan valientes.
Saquean nuevas conquistas
a fuerza de espada;
su esplendor, a caballo,
atraviesa las fronteras
del Imperio, de mi tierra.

Cuna de sabios, fuente
de escritos, filósofos
y poetas.

Me confieso hoy enamorada
del Imperio, de mi tierra.

Permalink 3 comentarios

(VIII) Eterno deseo

24 diciembre 2009 at 19:08 (Poesía) ()

Deseo

... una silueta acude al encuentro.


[Una mirada fija. Otra se cruza
de pasada, lejos.
Cae la noche, el silencio. Suspiros que
emanan, ya secos.
Brilla la luz en la penumbra, estalla
un nuevo recuerdo.
Cae la noche, el silencio. En un duelo
se baten, perplejos.
Aterida en el aire, una silueta
acude al encuentro…]

Antiguos amantes, viajeros, cómplices
del eterno deseo
que surge en la unión de dos almas y queda
perenne en el tiempo,
(como el cuadro que inmortaliza un paisaje
agreste, sin miedo,
como la noche azur intensa que sólo
luce sentimiento,
como la mañana bermeja que alumbra
retoños de invierno,
como los versos escritos bajo el más
profundo misterio),
sí, eterno deseo
que forja en la distancia perpetuo amor
de pecado exento,
regalando la conciencia de la vida
propia, del momento,
de la existencia humana que pervive
ante el universo,
del bien y del mal desde siempre, anclados
en un mismo cuerpo;
sí, eterno deseo
que marca un hito en la historia del más
dulce de los besos,
que abre los ojos del ciego que se jacta,
no ajeno, de serlo,
que guarda fragancias lascivas del acto
mutuo más bello,
que sonríe a su destino porque sabe
no es perecedero.
Sí, eterno deseo.

Una mirada fija. Otra se cruza
de pasada, lejos.
Cae la noche, el silencio. Suspiros que
emanan, ya secos.
Brilla la luz en la penumbra, estalla
un nuevo recuerdo.
Cae la noche, el silencio. En un duelo
se baten, perplejos.
Aterida en el aire, una silueta
acude al encuentro.

Permalink 5 comentarios

Next page »